Martes 23 Diciembre 2014
Text Size

Facultad de Veterinaria - Hospital Escuela

chica-PepeMi gato Pepe se enfermo, para quien no cultiva el amor hacia los animales, este puede ser un tema sin mucha trascendencia, pero en nuestro caso, toda una preocupación familiar, después de haberlo llevado al veterinario durante dos días, la conclusión fue, que padecía una Anemia severa, la cual podía tener distintas causas y la recomendación fue internarlo para ponerle suero y sangre, ya a esta altura había gastado trescientos pesos.

Cuando a uno le suceden estas cosas, sirven para educarse sobre el tema, primero me entere que existe banco de sangre para perros, pero no para gatos, que una internación del mismo cuesta $ 150 por noche y que no se sabe si se resuelve en una noche.

En mi búsqueda en internet del banco de sangre para Pepe, encontré la página de la Facultad de Veterinaria de la UBA, a la cual me dirigí a la mañana siguiente, ya desesperada, ante la falta de solución a su enfermedad.

Aquí descubrí todo un mundo para mi desconocido, en primer lugar ya cuando uno ingresa se encuentra con su recepcionista Cristina Lucente, la cual posee las cualidades adecuadas para desarrollar su labor, simpatía, paciencia, comprensión y sobre todo de contención.

Cuando llegue a las 9 hs. ya no había más turno, había una remota posibilidad para la tarde, había mucha gente, ya a esta altura, como tenia que esperar me fui a fuera, me senté en un tronco que encontré y me puse a llorar.

Cuando ingrese nuevamente, Verónica Herrera, Agente de la Policía Federal, personal de la Comisaria 45 que custodia el lugar, me pregunto si ya tenía el turno, yo que no podía ni hablar, le hice seña que no, dejo su puesto unos segundos, y desarrollo su capacidad operativa y servicio a la comunidad, fue a la ventanilla y vino diciéndome, póngase en la fila Sra. que le van a dar turno para las cinco de la tarde, juro que la ame, por su sensibilidad y preocupación, que no se lo dije lo en ese momento porque me ahogaba el llanto.

A las 17:00 nos atendió la Doctora Veterinaria Verónica Aranda, que reviso a Pepe el cual no había comido por cinco días, le saco sangre de la pata, esperamos los resultados, después le saco sangre de la oreja, porque hay virus que se esconden y por la sangre de la oreja aparecen, y finalmente, me dijo tráigalo que vamos a ver si come, debo decir que yo pensé, mi gato no come hace cinco días y esta Doctora piensa que lo va a hacer comer, trajo una pasta en una tapita y le puso el primer bocado en la boca, el gato la miro y se lo comió, probo con el segundo y mi gato se empezó a relamer y después comió solo de su mano y todo la que había en la tapa, no lo podía creer, el amor, dedicación que puso para atenderlo y para que mi gato comiera, y comió, no obstante ello, me dijo espere un segundo y volvió con una muestra gratis de la comida para que nos lleváramos a casa, de no creer.

Me derivó para el siguiente día a ver una Veterinaria especialista en felinos, al día siguiente a las seis de la mañana, ya estamos esperando el turno, aquí nos esperaba otra maravillosa sorpresa, la Dra. María Amelia Gisbert otra muestra de amor hacia los animales, lo que hizo con nuestro gato, le saco otra vez sangre, radiografía, ecografía, para este ultimo estudio lo llevo ella misma, mi gato ya a esta altura mas recuperado después de haber comido, paseaba en los brazos de la Doctora mirando todo como si estuviera en casa, lo mimaron todos, las chicas de enfermería, los alumnos, la doctora, sentí que realmente había encontrado el lugar donde querían a Pepe tanto como nosotros.

Esta nota si bien es de carácter personal, es en agradecimiento a todo el personal de la Facultad de Veterinaria, lugar que no conocía y que nos recibió con tanto afecto, cariño, amor hacia los animalitos, y sobre todo capacidad.

Me encontré con gente, que hace años que llevan sus mascotas y no tienen más que palabras de agradecimiento, mi gato esta en tratamiento, mejoro su estado general, come, anda, se lava, toma sol y se recupera.

Independientemente de lo que le suceda en un futuro, se que han puesto toda su experiencia, saber, tecnología y amor al servicio de Pepe, un gran Gato.

No quiero terminar esta nota sin informar, que el precio de la consulta es de $ 10, por los análisis, la ecografía y radiografía, pague más o menos $ 25 por cada estudio, que en el caso de internación cuesta $ 30, como verán esto merecía su difusión.

El Hospital Escuela de la Facultad de Veterinaria queda en Av. San Martin 4453 Capital Federal y sus teléfonos son 4524- 8455 / 4524 – 8410.

Se los recomiendo, lo único que hay que hacer es levantarse temprano, pero si uno no hace eso por un animalito que le brinda nada mas que amor, es que realmente uno no los quiere como debería.

Facebook "En el Diario"

Facebook en el Diario

Usuarios en línea

Hay 3 invitados y ningún miembro en línea