Martes 16 Abril 2024

Podríamos decir que si algo nos faltaba eran los mosquitos, con diferentes métodos los vecinos de la ciudad trataron de defenderse de los ataques de los mosquitos en patios, jardines, balcones, etc. se vieron inundados de nubes de mosquitos, el fenómeno no fue solo en la ciudad, se dio en toda en AMBA, nunca faltan los memes en las redes sociales que le ponían un poco de humor al tema, con espirales, pastillas, humo, repelente, y distintos métodos todos buscamos la forma de evitar las picaduras, mucho encerrados, sin abrir los accesos al exterior.

Ya que en algún momento habia que salir para realizar las tareas cotidianas, muchos a pesar del calor, cambiaron la vestimenta y optaron por mangas largas, medias y zapatillas, pero de todas formas, no fue muy posible evitarlo, también se escucharon las quejas sobre los precios de los repelentes, en fin, esperemos que en unos días vaya mermando el fenómeno.

La Ciudad de Buenos Aires continúa con el plan de desinsectación en espacios verdes, parques y plazas. A partir de diciembre, cuando se produjo la última invasión de mosquitos silvestres, el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana reforzó los operativos con intervenciones adicionales en los lugares verdes porteños de mayor amplitud.

La periodicidad de la desinsectación depende de la proliferación de mosquitos y habitualmente los cronogramas realizados son de manera mensual. En situaciones como la actual, los grandes parques son recorridos de manera semanal o quincenal. Hasta el momento se llevan realizados 3.561 operativos entre diciembre y lo que va de febrero.

El aumento de mosquitos y de sus picaduras están generando malestar en una gran cantidad de personas en la ciudad de Buenos Aires, AMBA y regiones de la zona central del país.

Dos especialistas del CONICET, Sylvia Fischer y María Victoria Micieli, explican las razones de este fenómeno que está ocurriendo estos días y destacan las principales medidas de prevención y estrategias de control para hacer frente a estos insectos.

“Las especies que estamos teniendo ahora, que generan este pico de abundancia y de molestia en las personas, son especies de ‘mosquitos de inundación’. Las llamamos así porque justamente se desarrollan sus larvas en charcos o cuerpos de agua temporarios que se inundan a partir de las lluvias”, indica Fischer, investigadora del CONICET en el Instituto de Ecología, Genética y Evolución de Buenos Aires (IEGEBA, CONICET-UBA) y en el Departamento de Ecología, Genética y Evolución de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Y agrega que la especie de este tipo de mosquitos, que está circulando ahora con más abundancia, producto de las lluvias, es Aedes albifasciatus, un mosquito que tiene una distribución muy amplia en Argentina, desde Tierra del Fuego hasta el norte del país.

La doctora en biología y especialista en ecología señala que las hembras de esos mosquitos tienen el comportamiento de poner los huevos en el sustrato húmedo que posteriormente se inunda. “Entonces, en estos lugares, por la sequía previa que tuvimos se había acumulado un número grande de huevos y cuando empezó a llover de manera continua por el fenómeno meteorológico del Niño en el último mes, mes y medio, estos huevos eclosionaron todos sincrónicamente, las larvas se desarrollan simultáneamente y emergen enormes cantidades de adultos, todos al mismo tiempo. Y esto genera justamente este pico de abundancia que estamos percibiendo tan fuertemente”.

Fischer explica que Aedes albifasciatus es un mosquito adaptado a distintas condiciones climáticas, “así que no es que ahora hay muchos porque es verano, sino que hay muchos porque las condiciones de precipitaciones acumuladas después de un periodo de sequía favorecieron que se produzca este desarrollo sincrónico”.

Victoria Micieli, investigadora del CONICET en el Centro de Estudios Parasitológicos y de Vectores (CEPAVE, CONICET- UNLP), destaca que cuando se forman charcos o cuerpos de agua, los huevos que estaban enterrados en la tierra “van a eclosionar, primero pasan por un estado de larvas y al llegar a un estado adulto, van a ir a buscar sangre para alimentarse”.